Conjuntivitis en bebés

© CHeitz Conjuntivitis gonocócica en un recién nacido

La conjuntivitis neonatal es una condición que ocurre cuando los ojos de un bebé recién nacido se inflaman, a menudo debido a una infección bacteriana o viral contraída de la madre durante el parto.

Los bebés que desarrollan conjuntivitis neonatal por lo general lo hacen dentro de las dos primeras semanas de vida. Los síntomas incluyen inflamación y el dolor del tejido ocular, secreción ocular acuosa, o de color verde amarillento e hiperemia en la conjuntiva.

Causas

En la conjuntivitis infecciosa, las bacterias o virus se transmiten desde el tracto genital de la madre infectada durante el parto o por las manos infectadas. Los bebés pueden ser propensos a desarrollar conjuntivitis cuando la madre tiene una infección genital en el momento del nacimiento. Las dos causas más temidas son la gonorrea (Neisseria gonorrhoeae) o la clamidia (Chlamydia trachomatis).

Los bebés también pueden desarrollar conjuntivitis neonatal después de la exposición a las bacterias normales de la flora en canal de parto de una madre sana, y pueden desarrollar conjuntivitis causada por un conducto lagrimal obstruido. Otros agentes causantes de la conjuntivitis del recién nacido incluyen el virus del herpes simple (HSV 2), Staphylococcus aureus, Streptococcus haemolyticus y Streptococcus pneumoniae.

Conjuntivitis no infecciosa

Los irritantes químicos como el nitrato de plata pueden ocasionar conjuntivitis química, que acostumbra a perdurar de 2 a 4 días. Por consiguiente, el nitrato de plata ya no se utiliza habitualmente.

Síntomas

Conjuntivitis gonocócica en un recién nacido

Los signos y síntomas de la conjuntivitis neonatal incluyen:

  • Dolor y sensibilidad en el globo ocular.
  • Descarga conjuntival: purulenta, mucoide o bien mucopurulenta en dependencia de la causa.
  • Hiperemia y quemosis en la conjuntiva. Los párpados normalmente están hinchados.
  • Afectación corneal (extraño) puede suceder en el herpes simplex oftalmía del recién nacido.

La conjuntivitis neonatal debido a gonorrea generalmente se manifiesta en los primeros 5 días tras el nacimiento y se asocia con una marcada secreción purulenta en ambos ojos e inflamación local.

Si está causada por clamidia, se produce tras 3 días del parto, aunque puede suceder hasta un par de semanas tras el parto. Las secreciones acostumbran a ser más acuosas. Los bebés inficionados con clamidia pueden desarrollar neumonía (infección pulmonar) en una etapa siguiente (en un rango de 2 a 19 semanas tras el parto).

Complicaciones

Si no se trata, la conjuntivitis neonatal puede causar complicaciones graves en los bebés, como ulceración de la córnea, lo que lleva a la perforación e incluso a ceguera. La infección también puede propagarse a las vías respiratorias, causando la neumonía, que puede ser potencialmente mortal.

Tratamiento

Las gotas para los ojos de nitrato de plata a menudo se administran a los niños nacidos en los hospitales, en el momento de la entrega, con el fin de prevenir la infección y la inflamación ocular. Estas gotas se consideran muy eficaces en la prevención de la conjuntivitis neonatal.

Los bebés con neumonía por clamidia han de ser tratados con eritromicina oral a lo largo de 10 a 14 días.

Prevención

Las mujeres embarazadas generalmente se les aconseja recibir tratamiento para cualquier infección genital antes de dar a luz. En el caso de tener infecciones genitales virales crónicas, como el herpes genital, se recomienda dar a luz por cesárea, para evitar el riesgo de enfermedad ocular grave en el bebé.

Las bacterias de la flora vaginal presentes en una madre sana también pueden causar conjuntivitis neonatal, por lo que los niños nacidos en la mayoría de los hospitales reciben gotas para los ojos, para evitar la infección en los ojos.

Los recién nacidos también pueden experimentar conjuntivitis debido a una obstrucción del conducto lagrimal. El masaje de la zona entre los ojos y el puente de la nariz puede ayudar a despejar una obstrucción del conducto lacrimal. Si el masaje no elimina con éxito el bloqueo, la cirugía puede llevarse a cabo por lo general después de que el bebé cumpla un año de edad.

Recursos externos