Pinguécula

© Red eye2008 Ojo con una pinguécula

La pinguécula es un crecimiento que ocurre en el recubrimiento que cubre la parte blanca del ojo (esclerótica). Generalmente no afecta a la visión, ya que no cubre la córnea. En general, es perceptibles como una mancha algo elevada que puede ser de color blanco o amarillento. Se puede tener solo una pinguécula, o se pueden tener más de una. En general ocurren en personas mayores; aunque pueden acontecer en personas más jóvenes con una gran  exposición al sol.

Síntomas

El síntoma principal de una pinguécula es un punto blanco o amarillo sobre la conjuntiva adyacente al limbo (la unión entre la córnea y la esclerótica). Dependiendo de su gravedad, los síntomas pueden incluir:

  • Irritación en los ojos
  • Ojo seco
  • Ojo rojo. Los vasos sanguíneos pueden hacerse perceptibles cerca del sitio.

Debido a que la pinguécula puede reducir la producción de lágrimas, puede ocasionar sequedad del ojo.

Causas

Las personas que son más propensas de desarrollar una pinguécula son las que pasan bastante tiempo al aire libre, en especial los trabajadores al aire libre. La pinguécula tiene exactamente los mismos factores de riesgo que el pterigión:

  • Exposición usual al sol sin lentes de sol
  • Ojo seco
  • Irritantes como el polvo y el viento

Tratamiento

La pinguécula es una condición benigna que no requiere tratamiento. Se pueden utilizar lágrimas artificiales si existe malestar para ayudar con los síntomas de ojo seco. Si se inflama y causa molestias o problemas estéticos, se puede tratar con medicamentos anti-inflamatorios.

Cirugía

Si hay una preocupación desde el punto de vista estético se puede realizar una escisión quirúrgica para quitarla. La cirugía puede dejar cicatrices y las consecuencias no son siempre deseables. Desgraciadamente, las pinguéculas tienen una tendencia a volver a aparecer y esto debe tenerse en cuenta antes de someterse a la cirugía.

Prevención

La protección para los ojos mediante el uso de gafas de sol, es el mejor medio de prevención para la mayor parte de la gente. Las gafas deben dar una protección del 99 o 100% de los rayos ultravioleta A (UVA) y ultravioleta B (UVB).

Condiciones relacionadas

La pinguécula se confunde frecuentemente con el pterigión, un desarrollo en el ojo que puede empezar en la conjuntiva y puede crecer gradualmente sobre la córnea. Un pterigión es más grave, en tanto que puede obstruir la vista cuando crece sobre la córnea. Este desarrollo acostumbra a ser más evidente, y puede requerir la extirpación quirúrgica, no con fines estéticos, sino más bien para conservar la vista.