Conjuntivitis: prevención

La mejor forma de prevenir el contagio de la conjuntivitis es practicar una higiene adecuada para evitar su propagación. Por ejemplo:

  • No tocarse los ojos con las manos
  • Lavarse las manos a menudo
  • Usar una toalla nueva cada día
  • No compartir toallas o pañuelos
  • Cambiar la funda de la almohada de manera frecuente
  • Tirar a la basura sus productos cosméticos para los ojos
  • No compartir los productos cosméticos u objetos de cuidado para los ojos

Si bien los síntomas se pueden solucionar en 3 o 4 días, la conjuntivitis puede ser contagiosa durante una semana o más. Si su hijo tiene conjuntivitis, no debe ir a la escuela hasta empezar el tratamiento. En la mayor parte de las escuelas y guarderías se obliga a que los niños esperen al menos 24 horas tras comenzar el tratamiento antes de volver. Consulte con su médico si tiene alguna pregunta sobre si su hijo puede retornar a la escuela o guardería.

Prevención de la conjuntivitis en los recién nacidos

Los ojos de los recién nacidos son susceptibles a infectarse con las bacterias que están presentes de forma normal en la vagina de la madre. En casos raros, estas bacterias pueden ocasionar que los niños desarrollen una forma grave de conjuntivitis conocida como conjuntivitis neonatal, que precisa un tratamiento inmediato para conservar la vista. Por eso poco después de nacer, se aplica un ungüento antibiótico a los ojos del recién nacido.